Orégano

22 Jun 2020 | Jardinería

El orégano, de nombre científico Origanum vulgare, es una planta aromática muy popular por sus propiedades tanto culinarias como beneficiosas para la salud. Se trata de un ingrediente fundamental de la dieta mediterránea, cuyas hojas se consumen habitualmente secadas para condimentar platos o para hacer infusiones.

Los romanos plantaban orégano cerca de las tumbas porque creían que alegraba a los muertos, entre otras cosas. Y, aunque no me parece un mal uso, tiene muchos más.

Usos del orégano

Por ejemplo, el orégano es un excelente condimento para la pizza, los platos de pasta, salsa de tomate, pescados… De hecho, se usa mucho en la cocina Italiana. También podéis añadirlo a la ensalada.

En cuanto a sus usos medicinales, el orégano en infusión puede aliviar el dolor de cabeza, el insomnio, la mala digestión e incluso atenúa los molestos calambres menstruales. La misma infusión aplicada caliente sobre las heridas reduce la hinchazón. Sus hojas, además, en un buen baño caliente calman dolores musculares y reumáticos y el aceite de orégano es un poderoso antibiótico natural.

Cómo plantar el orégano

Hacia finales de invierno ya puedes ir preparando los semilleros para sembrar el orégano. Si quieres plantar directamente en su ubicación definitiva tendrás que esperar hasta la primavera, cuando las temperaturas no desciendan por debajo de los 19 ºC, pero te recomiendo adelantar la siembra utilizando el método del semillero.

Prepara unos semilleros con sustrato hecho con una parte de turba, una parte de fibra de coco y una parte de humus de lombriz, además de un pequeño añadido de vermiculita y perlita. Este sustrato universal para semilleros funciona muy bien y puedes hacerlo en casa por no mucho dinero.

Esparce las semillas de orégano por los semilleros, para luego cubrirlas y riega pulverizando para que el agua no las amontone todas en el mismo punto. Es importante que la habitación en que el semillero se encuentre mantenga una temperatura estable de entre 19 y 22 ºC.

Pasadas unas tres semanas, tus semillas de orégano deberían haber germinado y crecido lo suficiente para estar listas para el trasplante a maceta o exterior.

Cuidados de la planta de orégano

No es una planta que requiera demasiados cuidados, se puede cultivar perfectamente en el alfeizar de una ventana, aunque yo la tengo en un macetero en el jardín. Se trata de una planta vivaz, es decir, que os va a durar más de un par de años (no muere en invierno), aunque es recomendable renovar la planta cada cuatro años más o menos. Aguanta perfectamente una orientación a pleno sol (sus hojas contendrán más timol) pero es importante regarlo con regularidad para que tenga humedad pero no este encharcado.

Sustrato

El orégano no es exigente con el tipo de suelo, funciona con un sustrato genérico al que vale la pena añadir cada año un poco de humus de lombriz para enriquecerlo en materia orgánica.

Luz

Esta planta aromática agradecerá también recibir luz directa del sol durante al menos 4 horas al día. Pon la maceta o la planta en un lugar lo más soleado posible. Aguanta perfectamente una orientación a pleno sol (sus hojas contendrán más timol) pero es importante regarlo con regularidad para que tenga humedad pero no este encharcado.

Riego

Como a la mayoría de plantas, al orégano no le gusta que su sustrato se encharque. Necesita un riego periódico pero sin un exceso de agua, de forma que el sustrato tenga siempre algo de humedad.

Recolección

Aunque durante la primavera y el verano podrás usarlo fresco, es buena idea guardar unas reservas para el invierno. Te explico cómo:

Durante la primavera corta manojos de la planta y ponlos a secar en lugar fresco y bien ventilado.

Si lo vas a usar con fines medicinales es mejor recolectar los manojos cuando estén en plena floración.

Reproducción

La reproducción del orégano se puede hacer a través de sus semillas, esquejes o dividiendo la mata.

La división de mata se debe realizar en otoño o comienzos de la primavera, con cuidado de dañar lo menos posible las raíces. De todos los métodos es el más sencillo y rápido.

Las semillas, es el método más lento y menos aconsejable, pues puede que nos salgan plantas débiles o con distintas características de la que tenemos. Al igual que la división de mata se debe realizar en otoño o primavera, las semillas necesitan unos 20 grados para germinar, y tardarán unos tres meses en estar listas para el transplante.

Y el método por esquejes consiste en cortar pequeñas ramas de la planta en primavera, y plantarlas en nuevas macetas, procurad escoger las más nuevas, los troncos leñosos es más difícil que enraícen.

Enfermedades

Será raro que suframos alguna plaga, el principal problema que se suele presentar es la pudrición, bien sea por exceso de riego o por mal drenaje del terreno.

Como veis el orégano es una planta resistente y muy útil tanto en la cocina como a la hora de preparar remedios naturales. No debería faltar en vuestro jardín.

Plantación de bulbos: lirios, jacintos y tulipanes

Plantación de bulbos: lirios, jacintos y tulipanes

Durante todo el mes de marzo vamos a poder disfrutar de su colorida floración, pero además de ser preciosos cargan el aire de un rico aroma, sutil pero presente. Desde luego es una planta que no puede faltar en un jardín, fácil de cuidar, generosa y alegre con la floración y con un rico perfume, por lo que además de conservarla, lo ideal es poder reproducirla, en este caso el método por semillas no es demasiado aconsejable, tenemos dos métodos mucho más efectivos.

leer más
Tulipanes

Tulipanes

Si estás pensando en llenar tus macetas o una parte de tu jardín con estas bellas plantas con flores, es bueno que te informes al máximo sobre cómo es, cómo hay que sembrarlas y cuándo hacerlo, cómo cuidarlas…

leer más
Cultivar jazmín en maceta

Cultivar jazmín en maceta

El jazmín es un precioso arbusto trepador de frágil flor blanca capaz de dar luz y vitalidad a cualquier balcón o terraza. Una de las ventajas que tiene es la facilidad de ser cultivado en maceta, ya que no crece demasiado, tolera muy bien la poda, y tiene un...

leer más