Poner en forma nuestro suelo pélvico es casi tan importante como el resto del cuerpo, ya que los músculos del suelo pélvico sostienen la parte baja del abdomen y permiten que los esfínteres cumplan con su función adecuadamente.